El relato de la sayona

El terror de los hombres infieles del llano venezolano se comenzó a desatar cuando una mujer muy seductora los llamaba para que se acercarán a ella. Si estos se acercaban, ella se encarga de llevarse sus vidas y hacerlos pagar por sus infidelidades. De hecho, en los llanos venezolanos esta es una leyenda muy común y temida por toda la población que mantiene creencias. Por lo tanto, aquí encontrarás mucho más acerca de la sayona.

el relato de la sayona

¿Cómo nace la historia de la sayona?

La región de los llanos está caracterizada por tener una amplia historia, cuentos y leyendas. Entre tantos, existe uno en particular que es protagonizado por una mujer celosa llamada Casilda. La cual, asesino brutalmente a su madre y a su esposo, debido a que creía que entre ellos se desenvolvía un vínculo amoroso. Su madre cuando agonizaba en su lecho de muerte la maldijo por el final de los tiempos.

Haciendo así que, su alma vagará en pena justamente en la zona donde vivían persiguiendo a todos los hombres infieles. Como forma de venganza por permanecer en pena tras la terrible maldición.

¿Cómo era el método de la sayona?

La sayona comúnmente tenía la capacidad de desdoblarse en varias formas, es decir, podría presentarse como un animal o como una persona. Sin embargo, entre las historias más relatadas esta aparecía como una mujer hermosa y sensual de cabello largo, vestida de blanco.

Cuando acorralaba a su víctima procedía a mostrar su forma verdadera, con la cual lograba matarlas. Al hacerlo, emitía un grito que se dice que podía ser escuchado a lo largo de la distancia causando escalofríos en los habitantes.

¿Parecida a un Banshees?

En la cultura irlandesa existía una leyenda de que había brujas o ángeles caídos que anunciaban a una persona la muerte con sus gritos. Pero, podían deberse a la muerte de la persona o a la muerte de un ser cercano a ellos.

En resumen, la leyenda de la sayona ha sido una de las más renombradas en la cultura venezolana. Su historia causó terror en todos los hombres infieles pertenecientes a la región de los llanos. Evitando así, que cada vez menos existiera una mujer engañada en las tierras llaneras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *