“La niña morsa” Una historia de terror

Érase una vez, un pueblo del Estado Táchira ubicado entre montañas y hermosos paisajes. En una humilde casita vivía una familia pequeña conformada por los padres y tres hijas. Dichas niñas eran unas trillizas María, Ana y Emily. El pueblo comentaba que María y Ana eran las más hermosas del lugar, pero lamentablemente de Emily no se podía decir lo mismo.

La niña morsa

Cabello negro liso y largo, ojos azules y una silueta hermosa era el físico de Ana y María, mientras que Emily sufría de una discapacidad motora, por lo que su físico era deforme. Tenía una cabeza gigante muchos más grandes que lo pequeño de su cuerpo y era tan flaca que casi se podían notar sus huesos.

Emily la niña morsa

El pueblo no podía dejar de comentar como dos hermanas tan hermosas, podían ser trillizas de semejante mostro. Cada vez que salían al mercado la gente se burlaba de lo horrible  que era Emily, incluso sus compañeros en el colegio la apodaron como la niña morsa. Esto se debe a que le encantaba bailar, con sus vestidos pequeños y sus suecos color rojo. Su baile era lo más chistosos para algunos, ella si acaso podía moverse y los movimientos que hacía era con sus manos tal cual una morsa.

Emily cansada de tantas burlas de parte de todo el pueblo, incluso de sus hermanas, un día decide huir de casa.

Algo inesperado

La noche en que decide huir, era una noche oscura, llena de tormentas eléctricas, donde el más mínimo sonido podía asustar a cualquiera. La familia se encontraba en su casa todos reunidos ya que la luz se había ido, pero como Emily no era importante para ninguno, nadie noto en el momento en que esta decide irse.

Emily, dentro de sus dificultades para caminar emprende su viaje, y se adentra en el bosque oscuro. Muerta de miedo por los relámpagos y la oscuridad decide parar y descansar en el lecho de un río. De repente, se le acerca una anciana y se pone a conversar con ella, la anciana le pregunta que hacía una niña como ella sola a esas horas en el bosque oscuro. Emily comienza a contarle a la anciana todos sus problemas y frustraciones y entre palabras, le dice que ella jamás perdonaría el desprecio de su familia y que ellos tenían que pagar por todo lo que le hicieron pasar.

La anciana le dice que ella podría ayudarla a terminar con todas las personas que la molestaban. Pero lo que no se imaginaba es que dicha anciana era un alma mala capaz de hacer tanto daño y Emily sin tener conocimiento de la magnitud de problema, acepta lo que esta señora le ofrece.

Una noche sangrienta

La familia se encontraba en la casa hablando mientras esperaban que la luz regresara, de repente, tocan la puerta y Ana se dirige a abrir, en lo que abre no es nadie. Luego de esto regresa a la sala, la cual era el sitio donde se encontraba la familia y se encuentra con la sorpresa de que Emily estaba ahí, y tenía a su otra hermana María agarrada con un cuchillo justo en su cuello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.