La mula decapitada

La leyenda de la mula decapitada data de hace mucho tiempo en la época de la conquista a Brasil. Por lo tanto, es una leyenda que tiene origen en la cultura de los portugueses. Sin embargo, la historia que hoy relataremos sucede en México en el pueblo Nueva Rosita hace unos años. Donde una pareja de ancianos tuvo un encuentro cercano con el aterrador animal mitológico.

la mula decapitada

La mula con cuello de fuego

La historia original de este aterrador animal narra que es un enviado del demonio para premiar favores. Se dice, que esta mula sin cabeza es un animal del demonio que otorga premios a los seres malvados. Sin embargo, mientras lleva a cabo esta misión los inocentes sufren consecuencias. Por otra parte, viene a tomar las almas puras para llevarlas al inframundo y presentarlas a su amo.

Encuentro con el terrible animal

Sucedió en el pueblo Nueva Rosita, cuando aún era una extensa área de terreno sin muchas edificaciones. Donde una pareja de ancianos que se dedicaba a vender tortillas vivían felices. Aunque, el señor de la pareja era un total ateo la mujer era completamente cristiana. Hecho que sería de gran ayuda en el encuentro con el animal que sucedió un día poco esperado.

El viaje que cambio su vida

El anciano debía viajar todos los días en carreta hacia otro poblado a comprar los materiales para las tortillas. Un día soleado, se dirigió a su campaña pero al llegar no encontró lo que buscaba, intento esperar pero cayó la noche. En efecto, tuvo que regresar en medio de la oscuridad hasta su pueblo. Fue entonces cuando de camino el caballo de la carreta sufrió un ataque y salió huyendo a toda velocidad.

El anciano se quedó solo en el camino con la noche acompañándole, fue cuando logro ver a lo lejos el espanto. Era la mula sin cabeza que expedía fuego desde su cuello en busca de almas para alimentar a su dueño. Por supuesto, el anciano aterrado no sabía a donde ir, fue entonces cuando la mula paso frente a él sin siquiera mirarlo.

Finalmente, el anciano cambio totalmente su forma de pensar y se volvió un fiel cristiano. Su esposa, relata que estaba en oración para que llegara bien a casa, por ello, la mula decapitada no lo miro. Desde ese día, su vida cambio para siempre, dejando de salir en carreta de noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *