La monja de Durango

Esta es una leyenda mexicana que surgió en el pueblo de Durango hace muchos años. Específicamente en la época en la que los franceses buscaban la intervención del territorio mexicano. Sin duda, una época oscura que dejo muchos hogares vacíos e historias de amor inconclusas. Tal es el caso de la leyenda de la monja de Durango, donde surgió un amor clandestino que termino en muerte.

la monja de durango

La monja enamorada

El nombre de esta monja que vivía en un convento a las afueras del pueblo era Beatriz. Quien era completamente fiel a su religión y se encontraba atrapada en esta terrible guerra. Fue ella, quien se enamoró de un soldado del ejército francés que tenía por nombre Fernando. El cual, llego a su puerta buscando asilo tras resultar herido en un ataque del ejército mexicano.

Un amor prohibido

Por supuesto, al ser una monja no se espera que se enamore perdidamente de un soldado y además enemigo. Sin embargo, con el pasar de los días mientras este se recuperaba crearon un lazo bastante íntimo. La monja Beatriz se había enamorado del soldado, quien tenía que partir en retirada al haber perdido. Llegado el momento, Fernando prometió volver por ella, pero en su camino él y sus compañeros fueron fusilados por el ejército mexicano.

Un corazón roto

Beatriz, fiel a la promesa de su amado decidió esperar por el todos los días en el campanario de la catedral. Sin embargo, al no saber que había sido de él, los días pasaron y nunca llego. Fue entonces, cuando una mañana nublada el sacerdote de la iglesia encontró el cuerpo sin vida de Beatriz. Quien había caído desde el campanario de la catedral provocando su súbita muerte.

Finalmente, habitantes del pueblo de Durango aseguran que en ocasiones puede verse a la monja en el campanario. Mientras otros dicen haber visto el cuerpo sin vida en las afueras de la iglesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *