La leyenda del Dybbuk

Saber qué sucede después de la muerte es una de las interrogantes más grandes que tiene la raza humana. A tal efecto, existen muchas teorías que respaldan que pasamos a otro plano plagado de paz. Mientras que otros piensan que solo dejamos de existir por completo quedando el recuerdo. De estas creencias, surge la leyenda del Dybbuk, entidades que vagan por el mundo en busca de una nueva oportunidad de vida.

leyenda dybbuk

¿Qué son los Dybbuk?

A menudo se le atribuye a este nombre una sola entidad, cuando en realidad son múltiples. Cuenta la leyenda que se trata de almas en pena que no lograron avanzar al otro lado. Por lo cual, vagan por el mundo en busca de un nuevo cuerpo que puedan utilizar. Produciéndose una posesión demoniaca que puede acabar con la vida del afectado. Se dice que son destellos de luces que pueden verse en las noches serenas.

La maldición eterna

Otras teorías, respaldan que estos espíritus que deambulan en busca de un cuerpo son exiliados divinos. Es decir, que no lograron acceder al edén y fueron sentenciados a vivir en el infierno. Al no aceptar este destino, escapan al mundo en un intento desesperado por vivir. Arrebatando la vida de otras personas en la búsqueda de ocupar su cuerpo para librarse del fuego eterno.

Liberarse de un Dybbuk es todo un reto

Estos espíritus tienen una gran fuerza, sobre todo por el gran rencor y odio que tienen acumulado. Por lo tanto, se aferran con gran voluntad al cuerpo poseído siendo muy difícil extraerlos. De hecho, es necesario hacer un exorcismo profesional por un representante de la iglesia o rabino. Sin embargo, muchas veces el espíritu sale vencedor y ocupa el cuerpo, que desafortunadamente muere.

Finalmente, estas entidades que viajan por el mundo se aprovechan de personas drogadictas y alcohólicas. Las cuales, se encuentran en un estado de debilidad espiritual con respecto a los demás. Así que, si ves unas luces poco comunes por casa, enciende el resto y expide a los espíritus intrusos de tus dominios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *