La leyenda del asesino de la bicicleta amarilla

Cuenta la leyenda, de un niño que estudiaba en el colegio Calasanz de Valencia, llamado Juan Maldonado el cual falleció en un accidente saliendo del colegio en una bicicleta con la que se desplazaba diariamente desde su hogar. El muchacho tenía 11 años, cursaba primer año de bachillerato y no era muy bien portado. Su actitud hizo que muchas personas en la institución lo odiaran, incluso los profesores y el cura del colegio que era el director general.

¿Qué ocurrió?

Un jueves por la mañana, días en los que se efectuaban las misas para su sección, tuvo una fuerte discusión con el padre Felipe, ya que, Juan permaneció interrumpiendo la eucaristía constantemente. El cura molesto con él, lo llevó a la coordinación para llamar a sus padres, llamado al cual Juan no obedeció y huyó de la coordinación en busca de su bicicleta para irse del colegio. Molesto con el padre y toda la gente que se metía con él, se fue llorando y saliendo de la institución un carro lo arroyó y murió de inmediato.

Un giro inesperado

Todos en el Calasanz quedaron impresionados con el accidente que sufrió el muchacho, muchos de los estudiantes que lo molestaban lloraban su pérdida sin tener idea de lo que sucedería esa misma noche. El padre, que tenía una habitación en el colegio, se quedó esa noche para organizar una misa a nombre del joven, pero de repente cosas extrañas comenzaron a pasar en el colegio. Las luces titilaban como si se fuera a ir la luz y a lo lejos se escuchaba el ruido de los rines de una bicicleta que poco a poco se acercaban.

El padre un poco asustado, salió de la habitación a ver qué era lo que pasaba y fue el peor error que pudo cometer. Con las luces titilantes logró ver a lo lejos la bicicleta amarilla del joven pero sin nadie manejándola.

Juan el asesino

Cuando Felipe corrió asustado tratando de entrar de nuevo a la habitación se encuentra a Juan de frente y fue lo último que se supo del padre. Desde ese día Juan pasea todas las noches en su bicicleta amarilla buscando castigar a quienes se metían con él en el colegio y no descansará hasta llevarse a cada uno de ellos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *