La calle de La Quemada

Se dice que este hecho transcurrió en la antigua calle de La Quemada en México D.F. Hoy esa calle se conoce como “5ta calle de Jesús María” pero según cuenta la leyenda, la calle tomó el nombre de La Quemada anteriormente por lo que allí pasó. Pero ¿qué sucedió? Ya te lo contamos.

La calle de La Quemada

¿Qué sucedió?

Cuenta la leyenda que en una casa de esa zona vivían el señor Gonzalo Espinoza de Guevara y su hija Beatriz. Estas personas eran españoles y tenían mucho dinero. Además, la belleza de Beatriz era inconmensurable.

Beatriz con 20 años tenía un gran cuerpo, ojos verdes en los que los hombres se perdían y era blanca como la leche; también tenía un cabello negro como la noche y largo pareciendo una cascada.

Por si fuera poco, Beatriz era una muchacha a la que le gustaba atender a las personas desamparadas, enfermas. Regalaba sus joyas sin importar cuánto costasen solo para ayudar a estar personas.

Pero un día…

Los pretendientes eran algo que le sobraba a esta joven muchacha. Tenía muchos que buscaban pedirla en matrimonio pero ninguno que ella aceptara como esposo hasta la llegada de Martín de Scópoli quien la amaba con locura. Beatriz le dio una oportunidad para poder conocerlo y salir.

Tanto era el amor de De Scópoli que impedía que cualquier hombre atravesara las calles cercanas a su casa para evitar que viesen a Beatriz. Martín llegó a pelear hasta la muerte con quienes le retaban.

Beatriz se enteró de tan horribles acontecimientos y rezó a Santa Lucía (virgen que se sacó los ojos) y tomó una decisión.

¿Cuál fue la decisión que tomó?

Acudió a su habitación con un brasero en manos. Cuando este brasero estuvo lo suficientemente caliente, Beatriz invocó a Santa Lucía y posteriormente pegó su cara al brasero. Su reacción fue gritar del dolor para luego desmayarse.

Al grito llegaron a auxiliarla y en su explicación, Beatriz argumentaba que ya con su rostro quemado esperaba que Martín dejara de matar a quienes buscaban observarla. Martín llegó tiempo después y encontró a Beatriz con un velo negro que cubría su cara agujereada, chamuscada, con sangre y muecas horribles.

Beatriz pensaba que Martín huiría despavorido pero no fue así. Se quedó a amarla y a pedirle matrimonio.

¿Cómo termina todo?

A los días se casaron pero cuenta la leyenda que Beatriz se cubría su cara con velos negros para desviar la mirada de los curiosos que buscaban observar su cara desfigurada.

Por esta razón llamaron a esa calle La Quemada, en honor a Beatriz. Todo el que la veía se asustaba por lo horrible que podía verse con la cara quemada. ¿Tú qué hubieses hecho?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *