El hombre del garfio

Esta es una de las leyendas que más cuentan en Estados Unidos. Es muy aterradora y hará que más de uno tenga cuidado al andar por las calles en horas de la noche. Veamos qué sucedió.

El hombre del garfio

Todo comenzó cuando…

Una noche informaron por la radio del escape de un hombre. Este hombre estaba recluido en un hospital psiquiátrico y estaba completamente loco. Había perdido su mano tiempo atrás en el intento de quitarse unas esposas que tenía, cortó una de ellas y fue reemplazada con un garfio.

El hombre del garfio amenazaba y asesinaba a personas inocentes. Cuando no las asesinaba, solo les daba un pequeño susto pues se divertía haciendo esto.

¿Qué sucedió esa noche del escape?

La noche en que informaron en la radio sobre el escape de este hombre, dos jóvenes se encontraban en su vehículo que estaba estacionado en un mirador bastante lejos de la civilización. Estos jóvenes buscaban tener un momento de intimidad sin peligro o interrupciones.

Cuando los jóvenes escucharon el mensaje de alerta donde pedían que se mantuvieran en sus casas pues este asesino se había escapado, era peligroso y tenía un garfio en vez de una mano, la joven quiso irse del lugar pero el muchacho le hizo entender que deberían quedarse.

Un rato después de varios besos un sonido proveniente de afuera les quitó el momento de tranquilidad. La muchacha asustada le pide al novio que regresen a casa pues puede ser peligroso y tras rogarle varias veces, él accede.

¿Qué ocurrió al llegar a casa?

Cuando el chico se estaciona frente a la casa de su novia, ella se baja y camina hacia la entrada. En un momento se detiene y voltea hacia el coche para despedirse de él. Lo que vio la dejó sin palabras. El joven se baja del auto alarmado por la cara de la novia. Encontraron un garfio ensangrentado colgando de la manija de la puerta trasera.

Hasta hoy todavía nadie sabe del paradero de este asesino conocido como el hombre del garfio así que tener cuidado es lo mejor que se podría hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *