El campesino silbón

El silbón

Esta leyenda es propia de Colombia y Venezuela. Durante años ha atormentado el miedo a andar por la vida y escuchar su característico silbido y peor aún si se está solo. Conozcamos un poco más sobre esta leyenda.

Sus inicios

Hay dos versiones de la historia de El Silbón. No se sabe a ciencia cierta cuál es la verdadera pero se dice que en una el joven mató a su padre por violar a su esposa. Este hombre le explicó a su hijo que violó a su esposa por ser una mujer fácil lo que enfureció al hijo que se echó sobre él hasta matarlo.

En esta versión, el abuelo le da latigazos a este joven y posteriormente lo maldice. Hace, además, que su perro lo persiga por toda la vida.

En la siguiente versión, se dice que el joven hambriento asesina a su padre para hacer con él su comida favorita. Al sacarle los órganos necesarios para esta, se los lleva a su madre quien le habla de su sospecha al abuelo del joven. Este abuelo, descubre el crimen y maldice a su nieto dándole latigazos y haciéndolo vagar con su perro hasta el final.

¿Qué hizo luego el joven?

Se dice que el joven vaga por las calles con un saco en sus hombros; ese saco cuentan algunas personas suena como si llevará huesos en él pero no se sabe de quién. Algunos comentan que esos huesos son de sus víctimas y otros que son los de su padre. Su perro, quien fue puesto a vagar junto con su amo le muerde los talones siempre.

¿Cómo saber si está cerca?

Este joven tiene un sonido característico. Le dicen “El Silbón” porque anda por las calles silbando y su silbido parece que sonará como las notas musicales, en fila y luego regresándose.

Dice la leyenda que al escuchar el sonido de su silbido cerca es porque el espíritu del joven está lejos pero si lo escuchas lejos es porque lo puedes tener al lado. Además, si escuchas los huesos de su saco ya es demasiado tarde.

Una leyenda de terror para, definitivamente, no andar solo por las calles a altas horas de la noche. No queremos ser testigos de quienes escuchen este peculiar silbido.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *