El autobús fantasma

Cuenta la leyenda que en una lejana y peligrosa carretera se puede ver por las noches un autobús misterioso. Específicamente, en la carretera que interconecta a los poblados de Detoluca e Ixtacatas en México. Algunos testigos, dicen que es un modelo antiguo pero muy bien conservado. El cuál, lleva en su interior una multitud de personas elegantes que van felizmente a un viaje. Sin embargo, ningún pasajero realmente existe.

La historia detrás del autobús

La historia comienza en una noche fría, luego de una larga jornada de trabajo. Muchos pasajeros se encontraban a la espera del autobús, que estaba retrasado. Al llegar, subieron los que iban a su destino, apresurando al conductor por la demorada espera. Fue así, como se embarcó el autobús en la peligrosa carretera que tenía tramos con riesgosas caídas. Ninguno de ellos pensó que este sería su último viaje.

El arrepentimiento

Era mucha la presión colocada en el conductor que se había retrasado, así que iba a toda velocidad por la carretera. En mitad del viaje, comenzó a caer una fuerte lluvia que no dejaba ver bien el camino. Los pasajeros comenzaron a asustarse, ya que estaban al borde de un precipicio. Entonces, solicitaron al conductor que baje la velocidad alegando que no importaba el retraso. Cuya respuesta fue “Es muy tarde, me he quedado sin frenos”

Los pasajeros espantados comenzaron a gritar con desesperación esperando su inminente destino. El conductor puso todo su esfuerzo en salir de la zona de riesgo, pero todo fue en vano, cayeron por el oscuro precipicio. Algunos lograron sobrevivir, pero en la lejana oscuridad nadie podía oírlos, así que terminaron muriendo.

El autobús vaga por la carretera

Luego de esto, la policía intento localizar los restos del autobús accidentado y las personas que iban en él. Fueron días de búsqueda sin resultado, todo había desaparecido de este mundo. Dejando consigo un enorme misterio sin resolver que aún causa terror en dicha carretera.

Finalmente, cuentan testigos que han visto el autobús por la noche transitar la carretera. De hecho, se detiene a recoger a algún pasajero desesperado que se encuentran solos ante muchas miradas. Miradas que vienen de los pasajeros muertos, quienes sin decir nada advierten del peligro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *